el mago del cuento... soy yo

el mago del cuento... soy yo
autorretrato inédito en libro, inicialmente concebido para "Sopa de sol"

elpajarolibro.blogspot.fr

elpajarolibro.blogspot.fr
mi principal blog: elpajarolibro.blogspot.fr

sábado, 9 de septiembre de 2017

un cuento huracanado


















              
Tormentosa

La tormenta aullaba feroz. Nubes negras y colosales, de vientre peludo y colmillos de granizo, avanzaban en desordenada formación a diferentes alturas en el cielo. Vientos contrarios (los de alas torcidas iban hacia el norte, los de alas angulosas iban hacia el sur, los de alas erizadas iban hacia el este, y así sucesivamente) se cruzaban como rayos y centellas, que, por cierto, rugían como vientos locos.
–¡Tenemos que aterrizar! –gritó Rosa.
–Eso es más fácil decirlo que hacerlo –contestó Juan Perico, apuntando hacia abajo.
Sobrevolaban el Mar de las Tempestades, donde las olas no son sólo de agua, sino de peces, de algas, de corales, de arena y de rocas, pues en la agitación participan tanto la superficie como el fondo. ¡Hasta las islas pedregosas del archipiélago de Las Fogosas, saltaban de un lado para otro como tapones de corcho!
–La única salida que nos queda es montar la cometa en uno de esos vientos y pedirle que nos saque de aquí –dijo Juan Perico.
–Eso es más fácil desearlo que obtenerlo –objetó Rosa.
–Un padrino es un padrino –insistió Juan Perico–. Los vientos no pueden dejar a su ahijada abandonada ante el peligro.
Rosa bajó la mirada.
–Es que no todos los vientos son mis padrinos. Sólo los vientos civilizados, que reconocen el parentesco, saben quien soy... Estos que nos rodean son vientos salvajes, que no tienen lenguaje ni conocen a nadie.
Como para confirmarlo, un ventarrón de alas raídas y color pardo-plomizo, se lanzó en remolino contra la casa voladora, que anduvo girando y dando tumbos por lo menos dos leguas aéreas.
Cuando el viento pardo-plomizo se cansó de aquel juego, Rosa pudo levantarse del suelo y abrir los ojos.
Descubrió entonces, con espanto, que estaba sola a bordo de la cometa.
Juan Perico había desaparecido.





Fragmento del capítulo "Una historia bastante rara" de Aventuras de Rosa de los Vientos y Juan Perico de los Palotes
Premio La Rosa Blanca (Mejores libros infantiles de autor cubano. Unión de Escritores y Artistas de Cuba), Selección The White Ravens (Mejores libros infantiles  publicados en el mundo. Biblioteca Internacional de la Juventud. Munich)

Actualmente fuera de catálogo, esta novela fantástica tuvo cuatro ediciones:

Las aventuras de Rosa de los Vientos y Perico el de los Palotes.  El Arca. Barcelona, 1996. 
Ilustraciones: Sesé.






Las aventuras de Rosa de los Vientos y Juan de los Palotes.
Capiro. Santa Clara (Cuba), 1996.





Les aventuriers du cerf-volant.                                             
Hachette. París, 1998. Traducción de Mireille Meissel. 
Ilustraciones de Gabriel Lefebvre.





Aventuras de Rosa de los Vientos y Juan Perico de los Palotes. Alfaguara. Buenos Aires, 2004. 
Ilustraciones: Xulián.

lunes, 24 de abril de 2017

Un mar de cuentos para Bolivia


Hace tres años que se publicó este libro magnífico, pero solo ahora, a mi regreso de Cuba, he traído el ejemplar que me regalaron por ser uno de los autores reunidos en él.

“Te regalo el mar” es un proyecto de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil que, coordinado por Liliana de la Quintana y el escritor cubano Luis Cabrera Delgado como compilador se propuso ofrecer, en forma de libro, ese mar del que carece Bolivia desde la desgraciada Guerra del Pacífico que opuso a Bolivia, Perú y Chile y que terminó con la amputación de la parte de su territorio que llegaba al océano Pacífico.

Más de 90 autores e ilustradores de 20 países de América están presentes con sus textos (narrativa, poesía y otros) y dibujos que recrean, en diversos estilos, enfoques y tonos, esa maravilla de la naturaleza que es el mar y que los niños bolivianos solo pueden conocer –a diferencia de sus tátara-tatarabuelos- viajando al extranjero.

Luis Cabrera Delgado presenta el libro
en la librería Fayad Jamís de La Habana


La literatura, como dice Luis Cabrera Delgado en su prólogo, no puede corregir las injusticias
de la Historia
Pero puede poner un bálsamo en las almas de sus lectores
Como el mar..



ESTE CUENTO ES MI CONTRIBUCION AL LIBRO

Originalmente publicado en el periódico Sierra Maestra de Santiago de Cuba (a principios de los años 1980), lo retomé en el libro Sopa de sol y otros juegos de la imaginación (Tinta Fresca. Buenos Aires, 2011)


Está dedicado a la que fuera mi esposa, Josefa Hernández Azaret
quien fuera por entonces víctima de los desmanes de una envidiosa propotente.








Luis Cabrera y dos de los autores cubanos incluidos en la selección: Alberto Peraza y yo mismo






mi primera máquina (1975-1979)

mi primera máquina (1975-1979)
biblioteca martí, santa clara, cuba, 1993
Comencé a escribir a mano, claro. Primero con lápiz (usaba los de dibujo, de mina muy dura, para no tener que estar sacando punta continuamente; así comencé a gastarme la vista y a los 15 años ya usaba gafas -"espejuelos" decimos en Cuba- de aumento). Luego pasé a los por entonces escasos bolígrafos. Cuando a mediados de los años 1970 quise comenzar a compartir mis escritos con los colegas de taller de escritura o presentarlos a premios literarios, comencé por acudir a alguna colega o amiga mecanógrafa. Una bibliotecaria de Sala Juvenil de la Biblioteca Provincial de Santa Clara tecleó mi primera novela (que ilustré... a mano, claro) y mandé al Premio UNEAC 1977. Pero mis obras eran largas y ella tenía mucho trabajo. Así comencé a teclear yo mismo en la Underwood de la foto: una máquina prehistórica, pero muy bien cuidada y de tipos redondos.
Fue al año siguiente que un amigo mexicano que partía de vacaciones, me dejó su moderna máquina portátil. En ella aprendí a teclear según las reglas del arte y mecanografié mi segunda novela, por primera vez de la primera a la última letra.
De mis máquinas posteriores no guardé ni el recuerdo de una foto, y tampoco de la máquina electrónica que utilicé durante mi estancia en Brasil '1989-1991) ni de mi primer ordenador, un Compaq portable que me acompañó 8 años. Pero esta ya es otra historia, porque en él comencé a escribir directamente sobre un teclado; abandonando para siempre la versión manuscrita previa y el enojoso mecanografiado ulterior
Lo dicho; esa es otra historia.

traducido a persa, hindi, coreano, tamul, catalán y tantos otros

traducido a persa, hindi, coreano, tamul, catalán y tantos otros
Olinda, la bella durmiente fue mi primer artículo publicado en el Correo de la UNESCO, me procuró traducciones a decenas de lenguas... en las que a veces ni siquiera supe separar mi nombre del título del artículo

Datos personales

Mi foto

Nací en Cruces, centro de Cuba y me gradué en Humanidades en la Universidad Central. Publiqué mi primer cuento, mi primer dibujo y mi primer artículo a los 19 años. Mi primer libro, El secreto del colmillo colgante salió de las prensas a fines de 1983. Seis años después dejé el país para residir en Brasil, Dinamarca, Francia, Argentina y de nuevo Francia. Soy escritor, crítico e ilustrador de libros infantiles. He publicado una veintena de libros en España, Francia, Brasil, Portugal, varios países de América Latina, etc.
NE A CUBA JE QUITTE MON PAYS EN 1989 POUR LE BRESIL PUIS LE DANMARKE, LA FRANCE, L'ARGENTINE ET DE RETOUR EN FRANCE. AUTEUR, ILLUSTRATEUR ET CRITIQUE DE LIVRES POUR LA JEUNESSE J'EN AI PUBLIE UNE VINGTAINE EN FRANCE, ESPAGNE, AMERIQUE LATINE ET AUTRES PAYS

Seguidores